21.3.09

LA VIA DEL PRESENTE

GRUPOS
por Daniel Scian - danielscian@gmail.com

Nacemos absolutamente dependientes, nos lleva seis meses poder estar sentados y un año caminar. Esa dependencia es una marca de fábrica ineludible que nos hace crecer el impulso poderoso de la búsqueda de independencia, de individualidad, el deseo de ser seres únicos.

Lograr el equilibrio entre estos dos extremos es una tarea ardua como pocas y, lo peor, casi nunca nos damos cuenta de la necesidad de ese logro.

Toda la vida se desarrolla en grupos: familia, escuela, clubes, cárceles, monasterios, ministerios, amigos, enemigos, sectas, cofradías, y las mil variantes de todo eso. Y toda la vida andamos por ahí deseando diferenciarnos del grupo que sea, descollando, pasando desapercibidos, siendo víctimas o victimarios, buscando la soledad más absoluta o la gloria humana máxima.

Quien puede darse cuenta de la trampa que hay en esos extremos puede comprender la necesidad del equilibrio aquel y sabrá, tarde o temprano, que no hay salida en la soledad sino que el gran trabajo está en la vida en grupo.

Aquí empieza el gran lío. Uno busca siempre grupos a medida para no cambiar nada, para tener razón. Una hermandad que se plantea mis mismos principios, un club de cultores de mis mismos placeres, una escuela que desarrolle lo que yo ya sé que tengo que desarrollar (mi capacidad de cantar, mi condición de ingeniero o abogado o lo que sea, mi habilidad en el yoga). En un proceso contra la corriente es posible ver que se necesita aprender a ser UNO, individuo (sin divisiones) dentro del mundo, y que eso supone un trabajo de destrucción más que de construcción. Esa es la clave y por eso el gran error es el concepto de construir algo. Porque estamos férreamente entrenados para no perder, no cambiar, conservar, todo dentro de aquel impulso de ser uno mismo… una contradicción sutil y poderosa.

Los grupos de buscadores que se proponen estos cambios en sus integrantes se enfrentan a los mismos inconvenientes, porque tienden a conservar algo, una tradición, un cuerpo de creencias, un dogma, cuando lo único útil en esta tarea es la destrucción de todo lo aprendido que se opone al brillo de lo que uno es en esencia.

El grandísimo descubrimiento psicoanalítico de la transferencia es fundamental para entender esto: inevitablemente uno inviste a los otros –y aún más a los líderes, jefes y autoridades- con características y peculiaridades de gente que puebla nuestro mundo interno y nuestra historia personal. Por eso es que en todo grupo hay sometidos y sometedores, sumisiones y consecuentes rebeliones. Me someto al autoritarismo de un guía por su función paterna o al refugio de un jefe maternal. Pero quien dirija un proceso verdadero en un grupo que se proponga realmente liberar lo esencial en sus miembros no puede hacer otra cosa que salirse por todos los medios posibles de esos lugares regresivos de padre o madre. Y sus integrantes tienen en ello la batalla más difícil, la de descubrirse buscando lo errado y volver a los objetivos verdaderos, la de superar el jueguito de la alternancia entre sumisión y rebelión. Mientras yo le tenga miedo a mi guía tengo mucho por resolver, y en tanto siga en mí el impulso rebelde, seguiré anclado a mi lucha infantil por salir del cascarón.

La vida de cada uno es un plan de estudios bien organizado, pero siempre está la opción de abandonar y en ese caso la enseñanza queda invariablemente en manos del placer y del dolor. Por desgracia, el dolor es más elocuente y más didáctico que el placer.

No todo el mundo sufre esa lucha entre el impulso de la soledad y el de la integración; hay muchísima gente que vive naturalmente inmersa en el mundo, entre los otros, gente a la que le resulta extraña aquella dualidad y no logra comprenderla.
Estas personas tienen otro trabajo a realizar, puesto que necesitan concebir la idea de la soledad, de la posibilidad de estar a solas en uno mismo y de que eso sea algo bueno.
Todo el mundo social está diseñado para evitarlo, para salvarnos de caer en los oscuros abismos de nuestros interiores y todo está preparado para que nos sea infinitamente más fácil llorar por alguna discreta desgracia ajena que por algo propio. El instrumento máximo para lograr esta cirugía de la atención es la televisión. El prodigio de esta increíble máquina y maquinaria es que logra suprimir la culpa. La televisión nos deja sentir cualquier cosa sin culpa, desde perder absolutamente el tiempo –cosa altamente penada con el remordimiento más incisivo- hasta valorar lo más insignificante sin que ninguna prioridad se vea conmovida: puedo postergar un encuentro o conversación valiosos por un partido de loqueseabol, un programa “de interés general”, un desfile de modelos, sin sufrir. Si decidiera hacerlo –postergar eso- para estar solo en mi casa no tardaría en llenarme de cuestionamientos internos acerca de mi egoísmo o cosas “peores”.
Ocurre que la televisión constituye un modo de integración, es un estar con los otros y, por lo tanto, es un cumplir con el mandato de no apartarse. Claro que es un espejismo, una paradoja, pero funciona. Hace unos años había una propaganda de un programa de TV altísimamente inútil que decía: si no lo ves el sábado, ¿de qué vas a hablar el lunes?
Todo esto vale, claro, para la maquinaria, para el fenómeno social en que se ha convertido la TV, y no para la máquina, el instrumento en si.
En realidad, pasa con la TV lo mismo que con cualquier instrumento: el grupo, la aldea, la tribu mental protege a sus integrantes usando las cosas para aglutinar, unir, integrar, a como dé lugar, en un mecanismo simplificador y sin matices.
Las religiones, por ejemplo, fueron, en su origen, instrumentos para dar un salto evolutivo, para que las personas pudieran trascender, es decir, volverse individuos, indivisos, seres concientes y sin divisiones en su interior, capaces de alcanzar una integración máxima con el todo para rediseñar desde ahí, desde ese estado, todos los vínculos y, por supuesto, también los vínculos con los otros hombres. En su lugar, con una rapidez vertiginosa, han logrado volverse otras tantas maquinarias para la integración compulsiva y coercitiva, generadoras de nuevas tribus aisladas y combatientes entre si.
Y así con toda creación de la humanidad, desde la ciencia hasta el arte, pasando por la filosofía y la religión.

Es por eso que se vuelve tan necesario el trabajo en grupo, la tarea de reaprender a estar en el mundo, y en el primer mundo que habitamos, o sea, el del grupo humano.
Y es por eso que es tan difícil, tan lleno de trampas, fantasías e ilusiones que distraen y confunden.
Seguir las tres instrucciones básicas del Manual del Buscador sirve para cortar de raíz muchos de los modos de confusión, puesto que el esperar del otro es la causa fundamental del no hacer y no resolver de uno.


1) Asombrosamente, la vida en este siglo hace que tengamos una creciente distancia de todo lo real y natural. Un niño puede crecer “protegido” del mundo real, de la naturaleza, y llegar a adulto sin saber a ciencia cierta qué hay allá afuera. Salvo por las versiones que le llegan por los media, siempre instrumentos del grupo, de la tribu.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Fenomenal planteamiento de la realidad del ser humano. La verdad oculta que muchos vivimos, que no es más que una forma de escape, de nosotros mismos... pero a eso nadie se escapa. Excelente aportación a mi vida, graicas.

Genaro Vasquez

Oneidys (One) dijo...

Gracias Daniel y Bea. Estar de la manera correcta y acordarse de uno mismo en los diferentes grupos de los que formamos parte (durante la vida, cada vez más conscientes de quiénes somos) no es nada fácil. Pero siempre se aprende. Y creo que el trabajo en equipo, o el "engranaje de los cuadrantes del reloj" no puede seguir siendo una utopía. Claro que también hay que aprender a disfrutar de espacios en "soledad", en equilibrio con el tiempo que compartimos con otras personas, no en busca de compañía social o de entretenimiento inútil, sino en busca de producir bienestar y crecer con las lecciones que todos los espejos nos aportamos recíprocamente. Hacer lo que está en nuestras manos es lo único que podemos controlar, y el aporte de los otros llegará seguramente a veces a traves de las personas más inesperadas. Bueno, ya me callo. Esto es casi un monólogo de recordatorio
Abrazos!
Oneidys

Comandante dijo...

Hola buscadores como andiamo? Antes q nada me parecio muy bueno el articulo.
Tengo dos pensamientos para explayar al respecto.
El primero es sobre el buscador en si, la persona en lo mas profundo de su ser. Pienso q la mayoria de la gente vive dormida, q busca escaparse pasiva ny cobardemente en la television, el triste y celebre dicho "mal de muchos, consuelo de tontos", la jueventud actual buscando solamente tener sexo, tomar alcohol, pasarla "bien" y estudiar para darle la satisfaccion a los "papis" del titulo y para ganar la mayor cantidad de guita en el fuuro.
La mayoria de la sociedad, vive echando culpas, no le gusta q le mientan, pero tiene un nivel de hipocresia importante, no le gusta q le metan la mano en el bolsillo, pero en la primera oportunidad hace la vista gorda, manifiesta su repulsion hacia la infidelidad, y en la primera de cambio, la debilidad se apodera de ellos y hacen lo mismo de lo q anteriormente despotricaba. Se queja de los politicos, y en sus profesiones hacen lo mismo, y nada para cambviarlo, habla del calentamiento
global, y tira palelitos y residuos donde les place, usa desodorantes hasta mas no poder y dice no me toquen el autito q me sirve de mucho.
Sus intereses son, cambiar la movilidad, irse de vacaciones lo mas q puedan y laburar en algo q de la mayor cantidad de plata posible.
Encaran relaciones cargadas de dependencia afectiva, del " si no estoy con voss me muero" o del " amarte es extrañarte al punto de q me afecte de tal manera de muchas veces llegar a patologias extremas como la depresion".
Manifiesta su descontento con "Tinelli", el periodismo amarillo, pero a la hora de ver TV mieran toda esa basura y muchas mas. Busca "placeres" externos y dice, a mi me no me v engas con busqueda profunda, porq quiero "disfrutar" de la vida, y no creo en esas cosas de las cuales no me dal el cuero para experimentar.
Mi segundo pensamiento es sobre la parte de liderazgo, En un extremo el concepto del q sigue fanaticamente a una persona q hasta deja de ser el mismo, para convertirse en une eslabon de ese lider. Y en el otro el q no empieza ningun camino y no sabe para donde va.
Como siempre lo hago, digo lo q pienso, con absoluto respeto, sin herir a nadie, y analizando rigurosa y objetivamente todo, creo q Daniel, quien escribe dicho articulo, pertenece a una asociacion q se llama Life Quality Project, de la q tengo muy buenas referencias, ademas de experiencias, pero en la cual existe un maestro, pero lider al fin, del q te manifiesta directa o indirectamente, si no pagas no estas, y nadie me puede cuestionar nada porq si asi lo hace esta en la "matrix" y no entiende nada.
O sea, el tipo q llega justo a fin de mes, y que le gusta aunq sea un poco preguntar cosas, no puede pertenecer a dicha asociacion.Entonces yo creo q antes q hablar de un conecpto del cual es discutible, lo q debemos hacer es ponerlo al debate de todos, sin censuras y pensandolo exaustivamente.
Para concluir les mando un fuerte abrazo a todos, seguire buscando la "verdad", con honestidad brutal, etica profunda y sobre todo con mucho amor.

ALEJANDRO SANCHEZ.

domer dijo...

EXCELENTE!! Muchas gracias y un abrazo.

domer dijo...

Este es un mensaje para alejandro sanchez.

Alejandro, quiero dejar claro que este es (sin lugar a dudas) un ESPACIO ABIERTO.

Me parece que estás dando a entender a los lectores -cuando hablás de Daniel, LQP y el liderazgo, hacia el final de tu comentario- una mezcla de conceptos que son bastante inútiles e inclusive basados en ideas confusas.

Digamos que el color de las plumas de un ave, y el atractivo que tengan o no, para vos o cualquier persona, es totalmente independiente a cómo vuela ese ave y hacia donde.

Comandante dijo...

Primero y principal me gustaria q "domer" ponga nombre y apellido, porq no me gusta hablar con anonimos.
Segundo, si "domer" lee y entiende bien mi articulo, al comenzar este manifiesto mi acuerdo en general sobre lo escrito por Daniel Scian, en algunas conductas de esta q el expone.
Ahora en una parte de lo escrito, Daniel habla de liderazgo, y yo creo q se debe poner al debate ese tema, porq ademas de ser interesante, creo q en esa asociacion, LQP, no se practica un buen modelo de liderazgo, asi q "domer", si te suena, la palabra DEBATE, habria q empezar a desplegarlo con mas fuerza y enfasis, porq es una de de las grandes falencias de la sociedad.
Para concluir, repito q "domer", ponga nombre y apellido respectivamente y aca espero con los brazos abiertos el debate.
Como siempre digo, seguire buscando la "verdad", con etica intachable, honestidad brutal, cuestionando profundamente, con respeto y sobre todo con mucho amor.

ALEJANDRO SANCHEZ.

Bea dijo...

Agradezco los comentarios a todos, respetando las posturas de cada uno. Los blogs se prestan -y favorecen- el intercambio con los lectores, pudiendo los facilitadores del espacio, compartir o no las opiniones, claro.

Mas allá de eso me gustaría destacar que el tema a tratar es GRUPOS, no el perfil personal de nadie, ni los gustos de pertenencia, ni las asociaciones que con todo merecimiento ponen requisitos de pertenencia.

Gracias a todos por centrar nuestro diálogo, en el tema que nos convocó.

Comandante dijo...

Es un placer Bea leer articulos interesantes, que produzcan algo, q te dejen moviendo algo interiormente, q ayuden a evolucionar en este viaje maravilloso, estando en el mundo sin ser de el...
Aqui y ahora, un abrazo enorme para vos, y aca me tenes, para lo q necesites, para debatir y hablar horas de cuanto tema aparezca, con libertad, sin censuras, con respeto y sobre todo con mucho amor.

ALE.

Domer dijo...

do-mer@hotmail.com

Comandante dijo...

Ok ese es mu dir de correo, tu nombre?

ALE.

carmen gloria dijo...

Hacer mucho tiempo que quería escribir acerca del aporte de la vía del presente en Concepción- Chile

Daniel nos enviaba material para trabajar y experimentar.

Tres monitoras con diferentes grupos y en cada venida de Daniel a Chile nos juntábamos TODOS a intercambiar las prácticas y Daniel…subía el voltaje.

Personalmente guié 3 grupos, uno exclusivamente de chicos universitarios, otro por las noches para las personas que trabajaban con horario definido y otro en las mañanas.

No tengo palabras para contar el crecimiento de cada una de las personas que trabajaron la vía del presente, por ejemplo: Experimentar la libertad del no poseer, porque como dice Daniel,”En el intento de poseer creamos lazos de dependencia, el miedo a perder, sin comprender que todo está allí, bajo nuestra responsabilidad, para ser disfrutado...”
En fin, y cantidades de temas en charlas y conversaciones, el dolor, evolución y muerte, apegos, emociones, ego, sueños, los sentidos, las religiones, etc, etc, etc ,y nos regaló muchas herramientas para ayudarnos a volver al presente.

Tengo el privilegio de tener muchas grabaciones de las charlas y conversaciones, algunas transcritas y todas de un valor infinito, porque Daniel es un hombre sabio.

Y Daniel quiso, por un tiempo, detener la entrega de material de la vía del presente, nos sugirió a todos seguir avanzando por medio de la PRÁCTICA y seguramente cuando él tenga la certeza de la madurez de los grupos, se animará volver y apoyarnos para seguir creciendo y avanzando.

Lola Cáceres
Concepción - Chile

carmen gloria dijo...

Hacer mucho tiempo que quería escribir acerca del aporte de la vía del presente en Concepción- Chile

Daniel nos enviaba material para trabajar y experimentar.

Tres monitoras con diferentes grupos y en cada venida de Daniel a Chile nos juntábamos TODOS a intercambiar las prácticas y Daniel…subía el voltaje.

Personalmente guié 3 grupos, uno exclusivamente de chicos universitarios, otro por las noches para las personas que trabajaban con horario definido y otro en las mañanas.

No tengo palabras para contar el crecimiento de cada una de las personas que trabajaron la vía del presente, por ejemplo: Experimentar la libertad del no poseer, porque como dice Daniel,”En el intento de poseer creamos lazos de dependencia, el miedo a perder, sin comprender que todo está allí, bajo nuestra responsabilidad, para ser disfrutado...”
En fin, y cantidades de temas en charlas y conversaciones, el dolor, evolución y muerte, apegos, emociones, ego, sueños, los sentidos, las religiones, etc, etc, etc ,y nos regaló muchas herramientas para ayudarnos a volver al presente.

Tengo el privilegio de tener muchas grabaciones de las charlas y conversaciones, algunas transcritas y todas de un valor infinito, porque Daniel es un hombre sabio.

Y Daniel quiso, por un tiempo, detener la entrega de material de la vía del presente, nos sugirió a todos seguir avanzando por medio de la PRÁCTICA y seguramente cuando él tenga la certeza de la madurez de los grupos, se animará volver y apoyarnos para seguir creciendo y avanzando.

Lola Cáceres
Concepción - Chile

carmen gloria dijo...

Hacer mucho tiempo que quería escribir acerca del aporte de la vía del presente en Concepción- Chile

Daniel nos enviaba material para trabajar y experimentar.

Tres monitoras con diferentes grupos y en cada venida de Daniel a Chile nos juntábamos TODOS a intercambiar las prácticas y Daniel…subía el voltaje.

Personalmente guié 3 grupos, uno exclusivamente de chicos universitarios, otro por las noches para las personas que trabajaban con horario definido y otro en las mañanas.

No tengo palabras para contar el crecimiento de cada una de las personas que trabajaron la vía del presente, por ejemplo: Experimentar la libertad del no poseer, porque como dice Daniel,”En el intento de poseer creamos lazos de dependencia, el miedo a perder, sin comprender que todo está allí, bajo nuestra responsabilidad, para ser disfrutado...”
En fin, y cantidades de temas en charlas y conversaciones, el dolor, evolución y muerte, apegos, emociones, ego, sueños, los sentidos, las religiones, etc, etc, etc ,y nos regaló muchas herramientas para ayudarnos a volver al presente.

Tengo el privilegio de tener muchas grabaciones de las charlas y conversaciones, algunas transcritas y todas de un valor infinito, porque Daniel es un hombre sabio.

Y Daniel quiso, por un tiempo, detener la entrega de material de la vía del presente, nos sugirió a todos seguir avanzando por medio de la PRÁCTICA y seguramente cuando él tenga la certeza de la madurez de los grupos, se animará volver y apoyarnos para seguir creciendo y avanzando.

Lola Cáceres
Concepción - Chile

grupotrabajo dijo...

Más allá de cada uno de los temas específicos de esta Vía,quisiera plasmar y compartir la maravillosa oportunidad que tuve de darme cuenta que caminaba, como todos lo hacemos, a través de ella y que sólo había que despertar, cosa que trato de lograr trabajando con la guía que Daniel dejó en Concepción. Es a diario y honestamente mis ojos tienden a cerrarse, pero la oportunidad y la forma de despertar está ahí, a nuestro alcance, debemos querer decidir, atender y actuar en nuestro despertar.
Muchas gracias, Daniel.
Abrazo desde Chile, Marcela

carmen gloria dijo...

Este pequeño texto escribió Sebastián Barros,(sebastianbarros@gmail.com) un chico estudiante de ingeniería comercial que trabajo los textos de Daniel:


La Vía del Presente me entregó las herramientas necesarias para conectarme con esa parte de mí que tenía extraviada desde quien sabe cuando. Me ayudó a desarrollar o, mejor dicho, a redescubrir una serie destrezas disminuídas por el desuso, la inercia y las malas prácticas y formas del ser y de estar.
Como punto de partida, fue importantísima para redireccionarme hacia el camino de lo monolítico, de lo esencial; de aquello que se encuentra dentro del propio ser.
La Vía del Presente, en términos prácticos, mejoró mi calidad de vida. Me hizo más consciente de mí mismo y de mi entorno y menguó notablemente síntomas de ansiedad, neurosis e inseguridades propias de la vida moderna.
Me gusta pensar en la Vía del Presente como un viaje a la interioridad