25.11.08

LA VIA DEL PRESENTE


EL ESTADO CREADOR
por Daniel Scian

La capacidad de crear es parte del equipamiento habitual de todo ser humano pero también lo es la necesidad de conservar equilibrios y estabilidades.


De hecho, uno de los grandes conflictos con los que debemos lidiar es el de hacer convivir en paz esas dos tendencias. Gurdjieff decía que Dios creó al hombre dándole un cordero y un lobo, y que el día del juicio final debe llegar con los dos animales vivos y bien alimentados.

La tendencia a estabilizar es nuestra parte conservadora, es aquello que nos hace rechazar lo nuevo por temor a perder lo conquistado, es “mas vale pájaro en mano…”

Si solo estuviéramos dotados de este impulso hace rato nos hubiéramos extinguido porque no es posible evolucionar y sobrevivir sin adaptación, y adaptación es creación: de nuevas condiciones, respuestas, recursos, acciones, etc.

Solemos atribuir la creatividad solo a los artistas, y eso es un error que se explica por la fragmentación del conocimiento que se dió en nuestra civilización. Para hacer avanzar el conocimiento se operó una división entre ciencia, filosofía, arte y religión, y cada una de ellas evolucionó con cierta independencia de las otras logrando un gran desarrollo. Pero nunca dejaron de ser parte del árbol del conocimiento, elementos de una sola y misma actitud y necesidad: la de la búsqueda de la verdad.

Estamos en una era de síntesis, una época de integración y unificación del conocimiento, de modo que aquellas divisiones buscan reunirse nuevamente en el todo del saber; pero esa tendencia se encuentra en las disciplinas que evolucionaron realmente. Las que se estancaron siguen reclamando su lugar único y una potestad ridícula desde la cual todas las otras encontrarían su legitimación. Ingenuidad e ignorancia son los alimentos de esta locura que se instaló en las partes más violentas y torpes de aquellas disciplinas. Tanto en la ciencia como en la religión, filosofía o arte, hay quienes solo quieren continuar la división desde la supuesta superioridad de su parcela.
En suma, el prejuicio de atribuir la creatividad a los artistas o a otros que no sean el común de los mortales se explica por esta tradición de caminos divididos.
Dicho esto debemos meternos de lleno en comprender esto de la creatividad.

Mi definición de creatividad es quizás demasiado técnica pero sigue pareciéndome simple y practica: creatividad es la capacidad y la función de generar contextos.

Generar las condiciones para que algo sea lo que es, eso es crear.

A veces, esas condiciones son complejas y por momentos todo depende de algún factor crítico que aparece como “lo que hay que crear”. Quien inventó la máquina de coser se encontró con un obstáculo: la aguja convencional no permite automatizar la costura. Enfrascado en la búsqueda de la solución pero sin resultados, una vez soñó que estaba entre unos indios que danzaban con unas peculiares lanzas que tenían un agujero en la punta… y esa fue la ingeniosa solución del problema, cambiar el lugar del ojal de la aguja, que se había convertido en el factor crítico que impedía el progreso de la invención.

1 comentario:

Carlos dijo...

Quien es artista, quien no lo es, quienes tienen grandes títulos universitarios, quienes no, quienes son músicos, quienes no, quienes son creativos, quienes no saben que también lo son. Con el simple hecho de la reproducción ya somos creativos. Quienes tienen hijos tantos padres y madres crean una nueva vida, quienes nacemos estamos en un constante ciclo creativo donde genéticamente crecemos, nos transformamos, cambiamos generando nuevas células. El ciclo en el que nos encontramos inmerso los humanos es un ciclo donde se van generando situaciones nuevas y si hay evolución en la especie hay creatividad. Y como vos bien lo decís yo comparto totalmente con la frase: creatividad es la capacidad y la función de generar contextos.
Por eso generar un contexto no solo es componer una canción, pintar una obra de arte, o inventar una maquina. El contexto es parte de todo, y la creatividad está en todo. Una observación para terminar.
Mirando mi árbol de quinotos pensé que una ves en mi jardín cayó una semilla muy pequeña y hoy estoy disfrutando de unos riquísimos quinotos en almíbar. Muy creativo verdad? Quien hubiera pensado que de algo tan pequeño se podría llegar a algo tan complejo y elaborado.
Un abrazo y gracias por la nota.
Charly