11.7.08

LOS SUEÑOS ¿UNA HERRAMIENTA EVOLUTIVA?

Por Dr. Daniel Scian - 1ª Parte

Estas dos notas son el resultado de una serie de Charlas Virtuales sostenidas con el Dr. Daniel Scian, en el grupo de intercambio "Ronda de Mates" de Biomúsica Argentina.

Vamos a charlar

acerca de

los sueños.

Intentaré

sintetizar

conceptos útiles,

aclarando que

por el medio

y el tiempo

utilizados, no va a ser posible extendernos mucho en teorías y todo eso. Lo esencial es comprender que hay todo un universo de fenómenos que podríamos llamar "oníricos", de los cuales se deben diferenciar los que se producen en el estado de dormir y el resto.

Los primeros, los sueños propiamente dichos, son algo tan importante biológicamente, que podemos estar más tiempo sin comer que sin soñar. y lo difícil es comprender su utilidad verdadera.

Hay muchas teorías, algunas hablan de funciones psicológicas puras y otras de funciones hasta esotéricas. Eso es interesante y lindo, pero si pensamos en esa imprescindibilidad biológica, quizás sea más simple pensar que vivimos en un muy reducido mundo perceptual, creemos que el mundo en general es comprensible con un esfuerzo mental, y los sueños vienen a arruinar esa ilusión haciéndonos experimentar una realidad bien real pero en gran medida incongruente con la cotidiana. O sea: al soñar comprobamos que usamos una pequeñísima parte de nosotros mismos y del mundo habitualmente. Al soñar usamos otras partes de nosotros, de nuestro cerebro... y del mundo: eso explica muchos fenómenos de contactos con otros tiempos, lugares y personas. Entonces, soñar puede convertirse en una puerta al uso más completo de nuestros instrumentos y de la realidad.

Los otros fenómenos oníricos -es decir las fantasías diurnas y todo lo que sucede en nuestro imaginario vigil, despierto- luchan por mantener un equilibrio entre la visión lógica del mundo y la otra, llamémosla, el misterio.

En general, gana la lógica o ella da un respiro de fantasía para volver luego en forma de reacción racional o simplemente de olvido de ese mundo de misterio, luego reducido a imágenes o conceptos simbólicos etc. En suma, los sueños siguen su propia fuerza, y los otros fenómenos quedan siempre lejos del mundo verdadero de los sueños.

Todo trabajo sobre los sueños tiene que basarse en una grandísima cuota de paciencia y de observación. Y todo vale, desde escribirlos hasta interpretarlos a la luz de cualquier teoría, pero creo que lo más útil es tratar de recordar durante el día que ese otro mundo misterioso coexiste, o sea, existe simultáneamente, ahora, todo el tiempo. Eso nos lleva a aumentar nuestra presencia conciente en los sueños.

- ¿Qué situaciones podrían gatillar desequilibrios entre la visión lógica y el misterio?

No, no, todo el tiempo vivimos en ese desequilibrio, porque gana la lógica todo el tiempo.

El trabajo arduo consiste en agrandar el espacio del misterio en la vida diurna sin perder la cabeza ni dejar que crezca hasta ahogar los otros mundos. Desmenuzar los sueños con interpretaciones es una buena gimnasia pero es como leer sobre pintura: no nos cambia la aptitud para pintar.

Entonces, la tarea pasa por ser cada vez más concientes de estar en un mundo limitado, y de estar todo el tiempo cerca de otros mundos tan reales como este pequeñito.

Un ejemplo: los sueños premonitorios, muy comunes, revelan que nos es posible movernos con más libertad en el tiempo. Todas las noches soñamos, aunque no lo recordemos; en parte, soñar es una manera de guardar la experiencia del día en otra parte de nuestro disco duro. Vivimos de día en la dominancia de nuestro hemisferio izquierdo y soñamos con la dominancia del hemisferio derecho. Soñar nos permite experimentar cómo percibe ese hemisferio, que está funcionando todo el tiempo pero bajo el dominio del izquierdo. Todo el trabajo sobre la fantasía puede ayudar a familiarizarnos con ese hemisferio.

En el disco duro del hemisferio derecho se guardan nuestras experiencias de toda la vida en formas complejas que la lógica no logra entender, es eso que llamamos simbolismo.

La poesía es otra manera de moverse entre los hemisferios, y toda vivencia artística en general, y la señal de que eso es así es la sensación de que algo más está ocurriendo. Eso a veces es inquietante y hace surgir un fuerte deseo de "distracción", o sea, el hemisferio izquierdo se asusta y tiene miedo de perder el control. Por eso es común que fastidie leer poesía o escuchar cierta música. "Ay, no, tengo que estar en una situación especial para eso". Y es cierto. La cuestión es agrandar el espacio de misterio, hacer que ese mundo quepa cada vez más en este.

En otras culturas eso es tan común y tienen tanta familiaridad entre mundos que, por ejemplo, al levantarse, la familia o la comunidad se reúne a contarse los sueños, y de esa conversación surgen criterios para actuar en ese día, para dirigir las acciones del día. Las drogas en general producen una distorsión de la percepción que hace que por ejemplo el hemisferio izquierdo quede medio tonto, lo que permite que los otros mundos entren en este con cierta facilidad. El problema es que esa distorsión es aleatoria, se da como puede, y el resultado es desparejo.

El sueño es, por el contrario, un entrar con todo en esos mundos. Esa es su gran ventaja, y lo que nos permite que los usemos para ampliar la percepción en lugar de reducirla.


- ¿Cómo hago para recordar los sueños?

Para recordar los sueños basta con intentarlo todos los días, tener un diario de sueños, acostarse con la firme decisión de recordarlos... y tener paciencia.

Recordar los sueños durante el día también favorece el recuerdo posterior.

Esos mundos tienen, sí sus lógicas diferentes a la racional. Ensoñar y fantasía diurna son fenómenos oníricos diurnos con matices pero parecidos en su funcionalidad.


- ¿Podrías explicar mas sobre la distracción y lo artístico?

Lo de la distracción es que cuando te vas más de lo que podes soportar a esos mundos, la razón se asusta y te pide gratificaciones comunes, distracción en el sentido de verte una película de acción o algo así. Bueno, ese es el problema: la interpretación de los sueños siempre es limitada.

Por ejemplo, cuando recordamos un sueño al principio nos resulta imposible narrarlo por la simultaneidad de todo lo que ocurre, no podemos decidir qué ocurre antes o después. Luego algo se ordena y creemos poder contar el sueño. En realidad lo que hicimos es traicionar al verdadero sueño y encerrarlo en una narración lineal. Como una versión hollywood de una historia súper compleja.

¿Qué pasa con los sueños que uno encuntra realmente absurdos?

Los sueños son absurdos para la lógica, pero "lógicos" en su ámbito. Como cuando te llega un mail que se decodifica en un montón de letras y números y parece no tener sentido, pero es un lenguaje diferente.

¿Entonces tenemos mas capacidades de las que creemos y las "entrenamos" todas las noches al soñar?

Si, todas las noches entrenamos la capacidad de vivir en el mundo real, pero a la mañana nos olvidamos.

Cuando decís mundo real, no te referís al que percibimos sólo a través de los sentidos físicos, no?

La expresión tiene sentido desde la certeza de que el mundo que creemos conocer es sólo una parte del real. El real es TODO. Lo que conocemos es este poquitito.

Nuestra conversación está todo el tiempo entrando en un embudo del teclado. Quedan afuera nuestros gestos y expresiones y un montón de cosas que completan la conversación real. ¿Comprendés lo de la distracción? ¿No? Porque reconstruís o tratas de sentir la conversación total a pesar de las limitaciones.

Lo de la distracción no es muy complicado. Es que uno se asusta ante lo real o cuando se sale del pequeño mundo habitual y busca volver a través de cosas que tranquilicen.

¿La distracción acontece por las limitaciones?

Si. Es una manera de tranquilizarnos, no está mal pero revela un límite.

¿Hablar de los sueños es hablar de un proceso de comunicación entre diferentes dimensiones también?

Claro, los sueños son fenómenos de "otros mundos" y hablar de ellos es una manera de establecer contacto con esos mundos. Eso hasta que podamos movernos cómodamente en los mundos. Cuando hablo de “mundos” queda claro que no es un concepto de ciencia ficción.

¿Qué pasa cuando uno escucha o huele en un sueño??

Los sentidos en el sueño están regulados diferente que durante la vigilia: una serie de células del tronco cerebral nos impide movernos. ¿Viste un perro soñando que corre? Mueve las patas un poquito pero no corre de verdad. Entonces, los sentidos en el sueño no cumplen las mismas funciones, no están para conocer las cosas sino para recordarlas y darles otros sentidos, (digo sentido con otro sentido, uf que complicado). Lo mismo, hablo de todos los sentidos, y en general vale la regla general de no establecer reglas generales de interpretación. O sea: los sentidos tienen en el sueño una función simbólica. Además, los sentidos son instrumentos para crear la experiencia onírica.

¿Cómo se relaciona el inconsciente con la función simbólica?

Uy! Ahí entra la cuestión del inconciente que es un lío. Pero para simplificar, el inconciente es un almacén de experiencia, y el modo de guardar la experiencia es el simbolismo. Ese es el modo también de recordar o recuperar la experiencia.


Biomúsica, ¿cómo ayuda en eso de andar entre los mundos sin perder el norte?

Todo lo que estamos hablando tiene que incluir el concepto de energía. O sea: todo esta atravesado por la energía, y la técnica LADE es una manera de armonizarla.

Y la actividad de fantasía guiada o como la llamemos, nos permite recorrer espacios comunes a diferentes mundos, y también reordena el mundo interno, o el almacén de recuerdos o experiencias. Como defragmentar el disco.

Daniel, si soñamos con personas que nos hemos cruzado el día anterior pero no encontramos la relación con el mensaje, ¿implicaría que son simplemente actores o intermediarios para traer el mensaje?

No necesariamente, pueden tener importancia pero con otros criterios de importancia, nada en los sueños es secundario, pero tampoco tiene la importancia que habitualmente le damos a las cosas.

Cuando señalas una página de un libro con un papel, ese papel no importa por lo que lleva escrito sino por su función de señalador.

A veces recordamos porque el equilibrio global lo exige, es decir, hace falta alguna comunicación entre los mundos, el interno misterioso y el externo y simple. Eso pasa con las pesadillas, por ejemplo, que sirven para curar un susto, para decirlo muy sencillamente. En general se puede decir que no recordarlos es lo normal.

¿Y que pasa con los sueños en los que uno se despierta de la propia risa?

Lo mismo: algo de un mundo necesita comunicarse al otro.

A la comprensión emotiva ¿le sigue la comprensión desde la lógica?

No siempre, pero por lo menos están dados los elementos para entender lógicamente. Es lo mismo que el pensamiento creativo, hasta que se produce un descubrimiento, es raro, luego resulta lógico, como el huevo de colón. El sueño y la fantasía pueden entender antes las cosas, pero entienden de otro modo.

¿Cómo puedo entrenar los hemisferios?

De muchiiiisimas maneras, pero en general con animarte a mantener un contacto constante con lo misterioso.

Cuando se nos hace habitual la certeza de los otros mundos, todo lo que hagamos metiéndonos en los sueños o en la experiencia de otras realidades, ayuda a ver y entender. Mas ahí una tarea constante es la de la atención, y mucho la atención a nuestras propias reacciones.

No me queda claro lo de “comprensión emotiva”.

Comprensión emotiva se refiere a los fenómenos de entender antes de poder explicar racionalmente lo comprendido, como los momentos de “eureka” o “aja!” O sea, sé algo aunque no pueda explicarlo.

Y biológicamente ¿para que sirven los sueños?

Biológicamente sirven para mantener orden en el cerebro, dicho muy sintéticamente.

Eso tiene consecuencias infinitas: el contacto con lo misterioso no lo es con la ficción o la fantasía pura, todo tiene ese misterio que es sencillamente la señal de las otras dimensiones de la realidad. Pero eso de no caer en la emoción y de no distorsionar, etc es muy importante, da para seguir esa idea.

Al caer fácil en las emociones y fantasía, me cierro y no les doy cabida a esas percepciones de otras dimensiones. ¿Me las estaría perdiendo?

Algo así, pero ocurre que también la emoción inútil funciona como distracción; el contacto con las otras dimensiones o mundos te pone en estado de presencia; la señal de que te estas yendo para una experiencia errada es que perdés estado de presencia.

Todo el tiempo estamos fantaseando y no nos damos cuenta. Cuando lo hacemos concientemente comenzamos a poder sacar provecho de ello.

¿Hablás del Ensueño?

Si, el ensueño. Todo es cuestión de tener la intención, y la memoria. Desde la antigüedad nos viene la idea del zikhr, el recuerdo, es estado de recuerdo. Porque recordar nos conecta.


1 comentario:

Carlos dijo...

Sorprendido no solo por esta nota, sinó por las casualidaes o causalidades. Justamente desde no hace mucho tiempo he decidido llevar un diario donde anoto cada sueño. Desde que lo hago estoy experimentando nuevas experiencias, tanto en el mundo de los sueños como en el mundo de la vigilia. Noto que si bien se repiten a veces los sueños , los escenarios van cambiando y hasta voy percibiendo colores y ciertas imagenes borrosas van tomando claridad y sustancia. noté ademas un estado conciente de traspaso de tiempos (Soñar que estoy en una epoca distinta a la actual). Las pesadillas que son muy frecuentes van perdiendo sus amenazas de Terror para transformarlas en una experiencia Mistica de aprendisaje, encontrando en Ellas mucha utilidad para sobrellevar experiencias muy dificiles que me tocan vivir en estado de Vigilia en el mundo que hoy estoy viviendo en profunda soledad.
Aún no le he encontrado un significado a mis sueños puesto que aún no se cual mi función aqui en la Tierra. Me siento en una etapa experimental donde Mi propio Yo está sediendo a un Yo que esta queriendo encontar un sentido. Siento estar en un Mundo preparativo. Un pasillo, un cuarto, donde estoy a la espera de entrar a otro sitio.
Aquí me preparo de la mejor manera. Hoy en soledad pero atento a mis persepciones mas finas y mas sutiles.
Estoy en una busqueda, pero no se aún mi rumbo.